determinismo

El determinismo pretende mostrar que los sucesos históricos a gran escala no pueden salirse de un curso específico que apunta en un sentido igualmente específico: el Imperio Romano había de disolverse, la sociedad industrial había de nacer en Inglaterra, el Imperio Chino había de anquilosarse. Estos hechos obedecen a causas, e investigar estas causas necesarias podría incluso proporcionarnos enseñanzas prácticas a la hora de afrontar un futuro que se regirá igualmente por causas necesarias. Aquí no se pretende negar cierto determinismo. Muy al contrario, la doctrina nazi estaba condenada, como el comunismo soviético, a acabar siendo barrida del curso histórico (aunque recordemos que la debacle del comunismo soviético al final del siglo XX no fue prevista por nadie) y todo parece indicar que sí existe un curso de desarrollo histórico que apunta a la instauración gradual de mayores controles de la violencia social que permitan una cooperación humana más eficiente para el beneficio del mayor número posible de individuos. Evidentemente, la ideología nazi cumplía estos requisitos todavía menos que el marxismo soviético ya que, al basarse en una doctrina racial, la mayor parte de la humanidad habría debido de verse necesariamente perjudicada por el dominio de la supuesta raza superior. Pero donde el determinismo histórico sí se equivoca lastimosamente es en el tratamiento mítico dado a la Segunda Guerra Mundial con posterioridad a 1945. No solo en obras de ficción escritas o audiovisuales, sino también en libros de historia, se nos muestra el resultado final de la guerra –la dramática derrota de Hitler y sus aliados japoneses- como una especie de western, donde los buenos derrotan a los malos gracias a su habilidad con las armas. Es como si pretendiesen tranquilizarnos demostrándonos que los malvados, por serlo tanto, están incapacitados para ganar las guerras. Se nos pretende convencer de esto arguyendo complicados razonamientos sobre economía, política u organización administrativa. Esto es absurdo. Hitler pudo ganar. Pudo ganar incluso cuando ya estaba en guerra, a la vez, contra la Unión Soviética, los Estados Unidos y el Imperio Británico, y, de hecho, es sorprendente que no ganara. Una sociedad totalitaria y militarista como la de la Alemania nazi poseía los medios suficientes para alcanzar ese triunfo y, si no fue así, se debió única y exclusivamente a la pura casualidad de que un solo hombre no tomó en un determinado momento una sola y lógica decisión; esta decisión habría sido de tipo meramente militar, estratégico, en absoluto afectada por la ideología ni por las condiciones económicas y sociales. El nazismo, por supuesto, hubiera acabado fracasando, pero no tal como sucedió en realidad, al cabo de una especie de gran espectáculo bélico en el cual los justos vencieron a los malvados. El bien se impone al mal, sí, muy probablemente, pero la guerra es un terreno para el cual el mal, a veces, está mejor cualificado. Es un hecho que, de todas formas, fue la Unión Soviética, un régimen tan totalitario y casi tan maligno como el III Reich, quien acabó derrotando a la Alemania nazi (y aquí no es el lugar para discutir si hubieran podido hacerlo sin ayuda). El relato que extensamente se presenta en este espacio comienza, pues, con la toma por Hitler de una sola decisión concerniente a una determinada iniciativa estratégica de tipo militar (esencialmente, cerrar el Mediterráneo con el fin de que la flota italiana entre en el Mar Negro). Es conveniente seguir el relato desde el principio con ayuda del Índice, y para su comprensión más exacta es preciso informarse lo mejor posible acerca de los sucesos de la historia militar de la guerra. Se acompañan los episodios de una Cronología, donde se diferencia lo real de lo ficticio, y se aportan algunos links útiles (la Wikipedia es muy completa y contiene pocos errores). La historia militar abarca cuestiones sociales, políticas y económicas (incluso geográficas), así que puede resultar también instructivo en muchos otros aspectos. Cuenta, asimismo, con un componente lúdico… y este mismo componente lúdico conlleva las correspondientes implicaciones psicológicas y sociales.

lunes, 15 de mayo de 2017

Índice y sinopsis de la historia alternativa



1. La decisión


A primeros de Enero de 1942, el prestigioso general alemán von Manstein, al mando del 11 ejército (11 Armee) en el frente ruso, envía una propuesta estratégica al alto mando que llega a manos de Hitler el día 6. Tras consultar con sus ayudantes militares, el líder supremo decide  ponerla en marcha el día 20 de Enero. Básicamente, se trata de que el ejército germanoitaliano en el norte de África conquiste Egipto a tiempo para la prevista ofensiva de verano en Rusia (junio 1942). Con la conquista de Egipto, quedaría cerrado el Mediterráneo (España se vería forzada a entrar en la guerra, bloqueando Gibraltar) y con ello podría entrar la flota italiana en el Mar Negro (Turquía se vería forzada a permitirle el paso por los Estrechos). Una vez asegurado el dominio del Mar Negro los problemas logísticos se verían espectacularmente disminuidos para las fuerzas del Eje en el sur del frente ruso, aparte de otras ventajas. La guerra puede ganarse incluso para la Navidad de 1942, dependiendo de la resistencia del enemigo...


 2. Logística

  Una vez acordada la nueva estrategia que exige conquistar Egipto en no más tarde de cinco meses a partir de la toma de la decisión de Hitler al respecto (es decir, de Enero a Junio de 1942), es preciso asegurarse de que el ejército de Rommel en el norte de África recibe en ese tiempo los refuerzos y suministros que garanticen el éxito de la empresa. Eso supone poner en marcha una eficiente organización logística que permita el transporte del personal y el material, particularmente de los vehículos, desde Europa Central hasta los puertos italianos, de allí por mar a los puertos de Libia y desde allí al frente en pleno desierto. Todos estos preparativos suceden a una reunión urgente entre Hitler y Mussolini para acordar movimientos complementarios, plazos y detalles (la reunión tiene lugar el día 24 de Enero).



 3. La conquista de Egipto

  Los británicos, a pesar de que su servicio de inteligencia les informa de la importancia de los preparativos del enemigo que tienen lugar en el Mediterráneo, no pueden enviar a Egipto suficientes recursos militares para contener la cuidadosamente preparada ofensiva germano-italiana que ha de conquistar Suez. Tampoco logran interceptar los convoyes de suministros que van de Italia a los puertos libios, debido a que se ha reforzado la protección de estos, así que el general Rommel gana la batalla en el desierto y emprende entonces la persecución del enemigo derrotado hasta Egipto. Logra en El Alamein una victoria definitiva sobre las fuerzas del Imperio Británico, invade el populoso Delta del Nilo y el día 14 de junio de 1942 el canal de Suez está en sus manos.


 4. España en la guerra

  La estrategia de conquistar Egipto a fin de cerrar el Mediterráneo (y permitir con ello la entrada de la flota italiana en el Mar Negro) exige que España se incorpore al Eje. Esto no parece muy difícil, pues al convertirse Gibraltar en el único acceso disponible al Mediterráneo para los aliados, el extraordinario valor estratégico de España haría de su neutralidad algo casi imposible. Pero es preciso que, antes de que Rommel capture Egipto, España comience ya a hacer ciertos preparativos. En las negociaciones preliminares, Hitler acepta hacer concesiones a Franco (aparte de la inevitable ayuda económica), en cuanto a que una España en el Eje sea inmediatamente recompensada con la cesión de algunos territorios franceses en el norte de Marruecos. Esto exigirá la presentación de un ultimátum a Francia en el momento de entrada de España en la guerra. También se garantiza el envío de aviación alemana para defender las islas Canarias. Tras la llegada de Rommel a Suez (14 de junio), España entra efectivamente en la guerra el 15 de junio de 1942, cerrándose para los aliados el estrecho de Gibraltar.



 5. Invasión del Mar Negro

  Al quedar cerrado el Mediterráneo, los embajadores de las naciones del Eje presionan al presidente de Turquía para que permita el paso de la flota italiana por el estrecho de los Dardanelos. Ante la amenaza de una invasión de Turquía y el consecuente bombardeo aéreo de Estambul, el presidente Inonu no puede más que ceder. La flota italiana, que incluye una poderosa fuerza de desembarco, entra en el Mar Negro el 19 de junio de 1942, transportando a treinta mil infantes de marina italianos y alemanes. Tras algunos enfrentamientos con la flota soviética del Mar Negro, el día 21 la infantería de marina del Eje desembarca en la península de Taman, bloqueando a los más de 300.000 soldados rusos que defienden Sebastopol y el este de Crimea. La cabeza de puente es inmediatamente reforzada mediante transportes marítimos adicionales. En los intentos de interceptar los suministros del enemigo en el mar, la flota soviética acaba siendo derrotada por la fuerza aeronaval del Eje. El 28 de junio comienza la ofensiva general del Grupo del Ejército Sur del Eje desde el este de Ucrania para enlazar con la cabeza de puente y conquistar después toda la costa oriental del Mar Negro y el Cáucaso.



 6. Conquista del Mar Negro

  La ofensiva general del ejército del Eje en el sur de la Unión Soviética ("Fall Blau") logra enlazar con las fuerzas desembarcadas en Taman el mes anterior el 24 de julio de 1942, tras conquistarse Rostov y ser rodeado el Mar de Azov. El 5 de Agosto los alemanes conquistan el gran puerto de Novorossisk, que será la base logística desde la cual se organizará el avance hasta la frontera turca. El día 20 de Agosto, tras una intensiva preparación, comienza la ofensiva hacia el sur a lo largo de la carretera de la costa oriental del Mar Negro, siempre contando con el apoyo de la flota italiana. El 11 de septiembre de 1942 se alcanza la frontera turca en Batumi, de modo que toda la costa soviética del Mar Negro está ocupada, excepto los asediados enclaves de Crimea, que se rendirán poco después.


 7. Gibraltar, Canarias y Portugal

  La entrada de España en la guerra el 15 de junio de 1942, tras la caída de Egipto, supone el cierre del estrecho de Gibraltar y el asedio a la guarnición británica dentro de la Roca, que queda inutilizada como base militar aliada. La reacción británica es conquistar las islas Canarias en represalia, pero la aviación alemana, trasladada rápidamente a la zona, rechaza el primer intento. Los británicos optan entonces por ocupar Madeira y Azores, posesiones de Portugal, país neutral y tradicionalmente amigo de Gran Bretaña. Las islas son ocupadas el 11 de julio, sin que las tropas portuguesas opongan gran resistencia. Al negarse los portugueses a declarar la guerra a los aliados pese a la agresión sufrida, las fuerzas del Eje ocupan Portugal (13 de julio), aunque no pretenden intervenir en su política interna. Tampoco los portugueses ofrecen mucha resistencia en esta ocasión. Los españoles temen que los aliados vuelvan a atacar las Canarias, ahora con apoyo aéreo desde aeródromos construidos en la ocupada isla de Madeira.


 8. Francia en la guerra

  La entrada de España en la guerra el 15 de junio de 1942 y el consecuente cierre del Mediterráneo hacen inviable la neutralidad de la Francia petainista. España, Alemania e Italia han forzado, mediante un ultimátum a petición de Franco, la cesión a España de una pequeña parte del protectorado francés en el norte de Marruecos, lo que podría ser el primero de una serie de despojos mayores en el futuro. Pese a la tentación de resistirse, Petain autoriza la cesión, comprendiendo que se trata de un mal menor. Para evitar un desastre político a corto plazo se decide que Francia ha de demostrar a Hitler que es un aliado más valioso que España e Italia, y tras la entrada de la flota italiana en el Mar Negro, con la anuencia forzada de Turquía, el 1 de julio de 1942 finalmente se firma el tratado de paz entre Francia y Alemania, lo que supone la liberación de los prisioneros franceses, la declaración de guerra de Francia a la Unión Soviética (de momento no a los angloamericanos) y el comienzo de la expansión del nuevo ejército francés en todo el territorio nacional bajo ciertas limitaciones.


9. Churchill en Moscú

  El 12 de agosto de 1942, Winston Churchill visita a Stalin en el Kremlin, anunciándole la puesta en marcha de acciones ofensivas angloamericanas contra el Eje a partir del mes de octubre. Recuerda además a los rusos los éxitos de la aviación británica en el bombardeo de Alemania y el incremento de los envíos de suministros norteamericanos a la Unión Soviética. A lo largo de su viaje de regreso a Inglaterra, el primer ministro británico se detiene en las posiciones británicas en Próximo Oriente, África e islas del Atlántico, allí asegura a los mandos británicos que la capacidad aliada de respuesta a las ofensivas nazis va reforzándose de forma constante.


10. Aktion Reinhard

  Durante la primavera de 1942 la SS organiza el vaciado de los ghettos judíos en Polonia hacia una red de campos de exterminio (operación que recibe el nombre de "Aktion Reinhard"). El plan implica el asesinato de alrededor de dos millones de seres humanos. Sin embargo, la entrada de Francia en la guerra del lado de Alemania tras el cierre del Mediterráneo obliga a los nazis a detener o, en todo caso, a ralentizar el proceso: la liberación de los prisioneros de guerra franceses urge a que se utilicen cientos de miles de judíos polacos como trabajadores esclavos de reemplazo. Con todo, Hitler considera que se trata solo de un retraso temporal, pues en 1943 (si la guerra no ha terminado ya por entonces) Europa podrá hacer uso de cientos de miles de nuevos trabajadores del Este y del entorno del Mediterráneo, algunos como asalariados y otros como esclavos. En tal caso sería posible continuar más adelante con el exterminio de todos los judíos.



11. Rommel en Egipto

   Una vez conquistado Egipto en junio de 1942, el ejército alemán de Rommel ha de restablecerse y reequiparse con vistas a cruzar el canal de Suez e invadir Asia en otoño. Para entonces la climatología hará inviables las grandes ofensivas nazis en Rusia y se le podrá proporcionar al ejército del Mediterráneo Oriental el apoyo aéreo necesario para su propia ofensiva. Sin embargo, los retrasos en la campaña de Rusia hacen temer que tal ataque no podrá darse en 1942. Al contrario, gracias al envío de refuerzos y suministros (en esto el poder económico norteamericano tiene un peso decisivo), son los británicos del 8 ejército los que cruzan el canal desde el Sinaí y atacan Suez el 23 de octubre, mientras que otro ejército británico ataca desde el Sudán y hace retroceder a los italianos que avanzaban hacia el sur a lo largo del Nilo. Rommel logra detener ambas contraofensivas aliadas y rechaza al 8 ejército británico de nuevo al otro lado del canal. En estas batallas cuenta ya con el activo apoyo de algunas tropas egipcias, equipadas y entrenadas por las fuerzas del Eje.



12. Operación "Torch"

  La angustiosa situación a la que se ven sometidos los rusos ante la ofensiva de verano nazi de 1942 exige que los angloamericanos actúen en alguna parte para apoyarlos. Inmediatamente después de la doble ofensiva británica contra el Egipto ocupado por las fuerzas del Eje, los anglonorteamericanos emprenden una ofensiva aeronaval contra las islas Canarias el 8 de noviembre de 1942, la "operación Torch". Pese a la resistencia de la Luftwaffe y las tropas del Eje en tierra (españolas y alemanas), el 28 de noviembre la isla de Gran Canaria (la más importante desde el punto de vista estratégico) ha caído en poder de los aliados, a lo que seguirá la ocupación de las demás islas y otras posiciones del Eje en África Occidental, incluida Dakar -lo que conlleva que Francia declare por fin la guerra a británicos y norteamericanos-. Hitler decide entonces enviar algunas unidades alemanas a Marruecos, a pesar de que en Rusia los soviéticos también han desencadenado una contraofensiva.



13. Operación "Urano"

    Tras que los soviéticos pierdan todo el Mar Negro a finales del verano de 1942, los alemanes se ven detenidos en su avance hacia el Este por la fuerte resistencia soviética, tanto en el interior del Cáucaso como en Stalingrado. El 19 de noviembre de 1942 los soviéticos desatan una gran contraofensiva en la zona de Stalingrado haciendo uso de las unidades que han equipado tras un duro esfuerzo industrial. Es la Operación "Urano", que toma por sorpresa a los alemanes y cerca por completo al 6 Armee que lucha en las ruinas de Stalingrado para terminar de apoderarse de esta ciudad. Con trescientos mil soldados sometidos a asedio, la situación es de extrema gravedad para el Eje, que tratará de romper el cerco antes de que las tropas rodeadas se queden sin suministros en pleno invierno. A fin de evitar esta ruptura del cerco, los rusos desencadenan a su vez otra contraofensiva en la zona central de Rusia (Operación "Marte") que fuerza al enemigo a enviar tropas también a ese sector. Los anglonorteamericanos, por su parte, han contraatacado en Egipto y Canarias para distraer más fuerzas enemigas.



14. Hitler en Barcelona

  Debido a la caída en manos de los aliados de las islas Canarias, y en plena batalla de Stalingrado, Hitler tiene que trasladarse a Barcelona (7 de diciembre de 1942) para conferenciar con Franco, Petain y Mussolini, y llegar a un acuerdo que asegure la defensa de la zona estratégica de Gibraltar. Aquí se establece definitivamente el reparto de África entre las potencias del Eje, incluyéndose en el futuro botín todas las colonias británicas. Asimismo, se asegura la independencia (bajo ciertas condiciones) de las naciones árabes del Norte de África y se aprueba la anexión de Portugal a España. Todas estas medidas aseguran la colaboración eficiente de los "miembros latinos" del Eje. Por otra parte, la independencia del reino de Marruecos favorecerá el desarrollo de la buena infantería marroquí en África al servicio del Eje y alentará a los musulmanes pronazis del mundo entero. Con el apoyo de los nativos, el ejército alemán no tendrá que enviar muchas fuerzas propias al frente de Marruecos para prevenir un avance aliado. Contarán, además, con las ventajas orográficas y la abundancia de infantería española además de la marroquí. Los alemanes podrán concentrarse mejor en el frente ruso. El 10 de diciembre, Hitler regresa a su cuartel general en Rastenburg para seguir la ofensiva alemana en la zona de Stalingrado que trata de romper el cerco al 6 Armee.



15. Victoria nazi en Stalingrado

   Gracias al rápido envío de refuerzos a las tropas alemanas que combaten en torno a Stalingrado por los puertos del Mar Negro de Novorossisk y Tuapse, el 22 de diciembre de 1942 un gran cuerpo blindado alemán rompe el cerco al que estaba sometido el 6 Armee. Durante dos meses alemanes y rusos seguirán enviando contingentes de tropas a la zona, en una terrible batalla de desgaste que acabarán ganando los nazis cuando el Panzerkorps Waffen-SS se incorpore a la lucha a finales de Enero de 1943. Para entonces, los soviéticos habrán agotado su capacidad para la contraofensiva y el 6 Armee estará recuperado de la privación de suministros a la que fue sometido durante un mes a partir del cerco del 22 de Noviembre. El resultado final de la batalla recuerda el final de las contraofensivas rusas durante el invierno anterior: los rusos han hecho retroceder un poco a los alemanes, pero han sufrido muchas bajas y no han hecho perder al enemigo ninguna posición estratégica vital ni le han causado quebranto irreparable alguno.


16. Marruecos en la guerra

  El apoyo de los nazis al nacionalismo de los pueblos musulmanes ha permitido la independencia plena del reino de Marruecos. Aunque Marruecos es un país pobre y no muy poblado, sus soldados de infantería tienen buena reputación y a Hitler le interesa contar con ellos para detener una ofensiva aliada desde las Canarias hasta Gibraltar por la costa atlántica. A Francia, por su parte, se le garantiza la mayor parte de sus intereses económicos en la zona y se le han ofrecido como compensación grandes territorios coloniales al sur del Sahara que de momento son posesiones británicas. A primeros de 1943 ya se ha organizado en el sur de Marruecos un ejército del Eje liderado por los alemanes, que incluye tropas españolas y marroquíes. Este ejército tiene que contener cualquier intento aliado de avanzar hacia el norte por la costa.



17. Ofensiva aliada de bombardeo

  El 14 de Enero de 1943 Churchill y Roosevelt se encuentran en las islas Azores para planear la siguiente ofensiva aliada en Occidente tras la victoria en las Canarias. Se descarta un asalto al Estrecho de Gibraltar para rescatar a la guarnición británica que resiste en el Peñón (estas fuerzas se dan por perdidas) y se opta, en cambio, por una gran ofensiva desde el sur de Marruecos (donde se han tomado algunas posiciones en la costa del Sahara a los españoles) con el apoyo de la aviación aliada desde las Canarias y aprovechando la supremacía naval. Pero también se considera el incrementar en todo lo posible los ataques aéreos de los bombarderos pesados sobre Alemania, así como utilizar las islas del Atlántico como bases para la guerra antisubmarina. Los estadistas aliados son optimistas, pues consideran que el poder económico norteamericano resultará decisivo para cambiar el signo de la guerra durante 1943. Los rusos siguen luchando y lo seguirán haciendo mientras se les pueda enviar ayuda económica.



18. Rommel invade Asia

  Tras el fin de las contraofensivas soviéticas de invierno en la primavera de 1943, comienza a prepararse la nueva ofensiva del ejército de Rommel que ha de cruzar el canal de Suez e invadir Próximo Oriente. La ofensiva se inicia el 4 de junio de 1943, una vez reunido el suficiente apoyo aéreo y contando con el apoyo naval en el Mediterráneo. Las necesidades de los angloamericanos en otros frentes impiden al 8 ejército británico resistir el ataque y Jerusalén y Damasco caen ante los alemanes, que extienden su dominio hasta la frontera turca al norte de Siria. Los turcos declaran entonces la guerra a los soviéticos (el 30 de junio de 1943, un año después de haber dejado que la flota italiana invadiera el Mar Negro), aunque aún esperan una salida negociada con británicos y norteamericanos. Una vez obtenida la victoria en el Mediterráneo oriental, la Luftwaffe se apresura a trasladar buena parte de su fuerza al sur de la URSS, a la zona del Cáucaso, para que apoye la prevista tercera ofensiva alemana de verano en el Este.


19. Operación "Husky"

  Tras el éxito de la conquista de las Islas Canarias y otras posiciones en la costa de África Occidental, los aliados angloamericanos preparan su siguiente golpe contra el Eje por el Atlántico, la región del mundo que les proporciona las mayores ventajas logísticas. La "Operación Husky" consiste en el desembarco de un contingente de tropas norteamericanas en la costa a la retaguardia de las posiciones del Eje al sur de Marruecos, coordinada con una ofensiva terrestre británica. El desembarco tiene lugar el 9 de julio de 1943 y hace retroceder hasta las montañas del Atlas a las tropas del Eje (alemanas, españolas y marroquíes). A primeros de Agosto, sin embargo, los alemanes han organizado una sólida línea defensiva en esta agreste región. Los angloamericanos, por su parte, no pueden incrementar su fuerza lo suficiente para superarla debido a la prioridad de abastecer y reforzar las nuevas posiciones defensivas aliadas en el Golfo Pérsico (el siguiente objetivo alemán, tras conquistar Jerusalén y Damasco). Es tras el estancamiento de esta campaña ofensiva aliada por la escasez de recursos en tantos frentes dispersos cuando el alto mando norteamericano comprende -antes que nadie- que la guerra contra los nazis no puede ser ganada.



20. Operación "Zitadelle" en el Cáucaso

  La tercera ofensiva alemana de verano en Rusia no comienza hasta el 12 de julio de 1943, una vez que se ha podido retirar parte del apoyo aéreo que ha utilizado Rommel para cruzar el canal de Suez y conquistar Siria a fin de trasladarlo al sur de la URSS. El objetivo de esta nueva ofensiva de verano en el Este es terminar la conquista del Cáucaso, interrumpida el año anterior por la gran contraofensiva soviética en torno a Stalingrado. Los alemanes parten ahora de los puertos del nordeste del Mar Negro concentrando su mejor fuerza blindada para alcanzar el Mar Caspio, y contando ahora con la beligerancia de Turquía al sur. Los rusos, por su parte, han estado preparándose a conciencia para resistir la ofensiva alemana, de modo que el enfrentamiento es durísimo, con batallas de cientos y miles de tanques y aviones. Un esfuerzo final de las tropas blindadas escogidas de los Waffen-SS logra agotar las últimas reservas soviéticas. El 6 de septiembre de 1943 los alemanes entran en Bakú, completando la conquista del Cáucaso, tras ocho semanas de sangrientas batallas sucesivas.

21. Destrucción de Leningrado

  A finales del verano de 1943 abandonan Francia las últimas divisiones alemanas que defendían las costas de Normandía y Calais, siendo reemplazadas por las nuevas unidades de élite del Ejército Francés (tras un año de duro trabajo industrial y de organización por parte de los franceses para reconstruir sus fuerzas armadas). También para entonces ha terminado la campaña del Cáucaso, con la caída de Bakú en manos del Eje. Esto permite a Hitler reunir los recursos suficientes para aniquilar definitivamente Leningrado y cerrar con ello la vía de aprovisionamiento norteamericano a la URSS por el puerto libre de hielos de Murmansk. La ofensiva del Grupo de Ejércitos Norte alemán comienza el 20 de septiembre y acaba con una victoria total el 18 de noviembre. Esta victoria implica la destrucción de la ciudad vencida y la deportación de sus últimos habitantes. Inmediatamente, los alemanes comienzan a organizar sus fuerzas para las campañas finales en Rusia que tendrán lugar el verano siguiente.



22. Respuesta de la Luftwaffe

  En la primavera de 1943, la aviación británica pone en marcha una ambiciosa ofensiva de bombardeos aéreos masivos sobre las ciudades industriales alemanas. La Luftwaffe, debido a la escasez de aviones y pilotos, y a la necesidad de mantener el apoyo aéreo en los frentes de guerra alejados de Alemania, carece de suficiente fuerza para detener estos ataques. A finales de julio de 1943 la RAF lleva a cabo la destrucción de la ciudad de Hamburgo, dando muerte a más de cuarenta mil civiles alemanes, algo sin precedentes. Hitler exige entonces a los responsables de la industria aeronáutica que relancen la producción de aviones haciendo uso de los recursos naturales conquistados en el Mar Negro y el Mediterráneo en el verano de 1942. Han de formarse asímismo miles de nuevos pilotos, cuyo entrenamiento requiere, al menos, un año completo. El plan se pone en marcha, aunque no podrá tener efectos hasta el verano de 1944.



23. Defensa del Golfo Pérsico

  Tras quedar estancada la ofensiva aliada al sur de Marruecos en Agosto de 1943, el alto mando angloamericano decide tomar, de momento, una actitud defensiva frente a la agresividad del ejército nazi del mariscal Rommel, que en junio ha conquistado Damasco, y el peligro adicional que supone la posibilidad de que los nazis, al conquistar el Cáucaso, lleguen también a la frontera norte de Persia. El objetivo aliado ahora es defender la vital zona estratégica del Golfo Pérsico a la espera de que aumenten los recursos ofensivos para posteriores campañas. Los jefes aliados prevén el ataque de Rommel al Golfo Pérsico para finales de año, de modo que a partir de Agosto comienza un extraordinario esfuerzo para equipar y fortificar toda la región de Irak y Arabia, con el envío de nuevas divisiones de infantería y blindadas, junto con grandes cantidades de armamento y otros suministros. Sin embargo, la situación estratégica con los aliados en actitud meramente defensiva frente a los alemanes hace que al final del verano se forme en Sudáfrica un nuevo gobierno partidario de ir dando pasos hacia la no beligerancia.


24. Guerra en el Mar Rojo

  Mientras los norteamericanos concentran toda su fuerza en consolidar su bastión en el Golfo Pérsico, los italianos concentran sus mejores armas y unidades para conquistar Port Sudan, la principal base británica en el centro del Mar Rojo. En este escenario es vital para Mussolini el conseguir una victoria sin ninguna fuerza Panzer alemana de apoyo, lo que prestigiaría las armas italianas. Las unidades norteamericanas en Port Sudan no son las mejores, ni las mejor equipadas, de manera que los italianos, concentrando lo mejor que tienen, logran vencerlas. El 8 de octubre de 1943 capturan Port Sudan y prosiguen desde allí su avance hacia el sur con el objetivo de recuperar las posesiones en África Oriental que perdieron en mayo de 1941. En Sudán central, una fuerza mixta de tropas del Eje, con un nuevo Panzerarmee alemán, conquista Khartoum el 22 de Octubre. Las fuerzas del Eje se preparan para seguir avanzando hacia el sudeste y el centro de África... para caso de que la guerra no acabe con la ofensiva de Rommel contra el Golfo Pérsico que se espera a fin del año 1943.


25. Batalla del Golfo Pérsico

  Pese a la oposición del mariscal Rommel, que considera que las defensas angloamericanas en el Golfo Pérsico son demasiado poderosas, el 26 de noviembre de 1943, un gran ejército alemán, turco y árabe ataca desde Siria y Turquía las posiciones aliadas (los turcos han declarado finalmente la guerra a los angloamericanos el 16 de noviembre). Pese a la fuerza de este ataque y el ímpetu de las fuerzas blindadas de élite alemanas, la barrera de fuego que los angloamericanos han organizado con su aviación, su artillería y sus modernos tanques obliga a los alemanes a emplear sus reservas antes de alcanzar el objetivo final. El 1 de diciembre Rommel conquista Bagdad, y el 5 se rinde un ejército británico cercado en el norte de Irak. Sin embargo, los angloamericanos no han sido aniquilados y logran conservar Basora y el resto de puertos del Golfo Pérsico. La victoria nazi ha sido costosa e incompleta. La guerra no terminará para la navidad de 1943.



26. Aislacionismo americano

  El cierre del Mediterráneo primero y la derrota rusa en Stalingrado después impulsan un nuevo auge de las posiciones aislacionistas de muchos norteamericanos que consideran que la guerra en Europa no obedece a los intereses de los Estados Unidos y que, en todo caso, podría no ganarse, e incluso podría perjudicar la consecución del auténtico objetivo militar norteamericano: la venganza contra Japón por Pearl Harbour. El ex embajador Joseph Kennedy es el político aislacionista más activo. Tras el estancamiento de la ofensiva angloamericana en Marruecos y la derrota soviética en el Cáucaso (final del verano de 1943), Kennedy comienza a hablar públicamente de la posibilidad de una paz negociada. Y tras la derrota aliada en el Golfo Pérsico, a finales de 1943, Kennedy comenzará a organizar abiertamente lo que será el movimiento "Paz con honor".


27. La decisión de Japón

  A finales de 1943, la única opción de Japón para salir bien parado de la guerra contra Estados Unidos es conseguir la ayuda efectiva del III Reich. Tras que los alemanes no hayan conseguido la victoria total en el Golfo Pérsico a primeros de Diciembre, el gobierno japonés ofrece colaborar activamente con Alemania en la destrucción de la Unión Soviética: Japón atacará Siberia Oriental en la primavera de 1944, cuando se produzca el deshielo. A cambio, los alemanes mediarán para que Japón consiga una paz negociada honrosa con los Estados Unidos. Queda indeterminado cuál sería la situación en la que iba a quedar China. Hitler acepta el trato, aunque muchos detalles quedan sin precisar.



28. Propuesta de Stalin

  A finales del verano de 1943, con la pérdida del Cáucaso y Leningrado, el régimen soviético trata de sobrevivir con el apoyo del poder económico de los Estados Unidos, pero si los alemanes capturan el Golfo Pérsico y los japoneses atacan en Siberia Oriental no quedará ninguna vía de suministros americanos a Rusia. La única solución de evitar esto sería una ofensiva coordinada de rusos y americanos contra el norte de Japón, de forma que se estableciera una "conexión ártica" entre Siberia y América por el Norte del Pacífico. Entonces la guerra podría continuar si los rusos (y también los chinos) reciben el apoyo económico, técnico y militar de los Estados Unidos. La propuesta es inicialmente rechazada por inviable por los estrategas norteamericanos, pero las autoridades políticas aseguran a los rusos que la estudiarán, debido a que necesitan que los rusos mantengan la esperanza y debido a la presión de los mismos elementos radicalmente antinazis dentro de la administración norteamericana y británica. Durante el invierno de 1943 a 1944, soviéticos y alemanes se preparan para las campañas del verano de 1944, mientras los japoneses lo hacen para declarar la guerra a los rusos con el deshielo de la primavera.


29. Navidad de 1943

  Durante las navidades de 1943, Hitler ya sabe que ha ganado la guerra. Puede aún prolongarse hasta las elecciones presidenciales norteamericanas previstas para el 7 de noviembre de 1944, pero el fortalecimiento de la Luftwaffe, al auge del colaboracionismo pronazi en toda Europa y el mundo musulmán, y las mejoras económicas logradas gracias a los recursos conquistados ya aseguran la victoria. Hitler comienza a hacer planes para después de la guerra: la nazificación definitiva de Alemania, la anexión a Alemania de los pueblos arios europeos, la creación de estados vasallos, las nuevas relaciones con los angloamericanos y el exterminio judío. Al mismo tiempo, los norteamericanos, aunque entre la tropa y la población civil comienza a cundir el desánimo, siguen impulsando el despliegue de su ejército y constatan su fuerza sobre todo gracias a las victorias en el Pacífico contra quien la mayoría de la población considera el peor enemigo, Japón. El ejército aliado hace también los planes definitivos para enviar un nuevo ejército a África Central. Sin embargo, tras la derrota del Golfo Pérsico, los elementos neutralistas y aislacionistas del sistema político norteamericano se muestran más activos. El más notable de los políticos neutralistas del momento, el ex embajador Kennedy, convence a Roosevelt para que secretamente exija al general Marshall , jefe del Estado Mayor, un posicionamiento realista sobre el futuro de la guerra en base a los datos estratégicos. El presidente debe entonces decidir qué hacer.



30. Memorándum a Roosevelt

  Tras la batalla del Golfo Pérsico, que tuvo lugar poco antes de la Navidad de 1943 y en la que los alemanes derrotaron a los angloamericanos, aunque sin alcanzar su objetivo total de expulsarlos del Golfo, la situación es tan grave para los aliados que Roosevelt exige al alto mando norteamericano un dictamen de la situación militar con vistas a la línea política a seguir durante 1944, año de elecciones presidenciales (7 de noviembre de 1944). El Presidente recibe el memorándum el 24 de Enero de 1944. En este informe (redactado bajo la supervisión directa del general Marshall) se concluye que hay muy pocas posibilidades de ganar la guerra a Alemania, e incluso a Japón, si se da el caso de que Japón sea ayudado por Alemania; se descarta la "conexión ártica" que proponen los rusos; se confirma que el arma atómica no podrá estar lista antes del verano de 1945 (esto es, después de las elecciones) y se avisa del riesgo de división social entre la población norteamericana acerca de la decisión a tomar sobre el curso de la guerra. El memorándum recomienda una salida negociada al conflicto.


31. Segunda invasión de Persia

  En Agosto de 1941, británicos y soviéticos invadieron Persia para evitar que cayera bajo la influencia del Eje (que proclamaba su apoyo al antiimperialismo nacionalista). El 6 de Febrero de 1944 Persia vuelve a ser invadida desde el Cáucaso, pero ahora quienes atacan desde allí son los alemanes y los turcos, que han conquistado Bakú el 6 de septiembre de 1943. Esta segunda invasión es muchísimo más poderosa en efectivos que la primera: en total, atacan tres ejércitos alemanes y uno turco. Angloamericanos y soviéticos por primera vez luchan juntos contra los invasores (la mayoría de los persas apoyan a los nazis) pero, pese al poder aéreo aliado, son la superioridad numérica y la eficiencia táctica alemanas las que logran la victoria: el mariscal alemán Von List entra en Teherán el 21 de Febrero de 1944. En Teherán se declara una república nacionalista aliada de Alemania, presidida por el doctor Mohammad Mossadegh.



32. Cierre del Mar Rojo

 El 24 de marzo de 1944, las tropas germanoitalianas logran el cierre del Mar Rojo al capturar el lado africano del estrecho de Bab el Mandeb (Djibouti). Esta victoria ha podido conseguirse gracias a la concentración prioritaria de fuerzas aliadas en la zona del Golfo Pérsico y Marruecos que ha impedido reforzar este otro sector periférico. Los aliados, de todas formas, mantienen el lado asiático, en la gran base de Adén, bloqueando con ello la entrada de la flota del Eje en el Océano Índico. Mientras tanto, las fuerzas del Eje en el Sudán hacen también avances hacia África Central. En respuesta a estos movimientos, los norteamericanos comienzan el despliegue de un nuevo ejército, el 9, en África Occidental, paralelo a la apresurada organización de tropas nativas. Abastecer todas estas fuerzas ha de hacerse al mismo tiempo que se mantiene el vital frente del Golfo Pérsico, el de Marruecos y el del Pacífico. Mientras tanto, va tomando fuerza la amenaza de un potente ejército colonial francés que pretende atravesar el Sáhara (gracias a la construcción de un ferrocarril) para recuperar el imperio perdido en 1942.



33. Primeros contactos Roosevelt-Hitler

  La derrota aliada en Teherán, a finales de Febrero de 1944, supone para el presidente Roosevelt la confirmación de que la guerra no puede ganarse. Tras haber tolerado algunos contactos informales del ex embajador Joseph Kennedy con los alemanes a través del gobierno irlandés, ahora Kennedy envía a sus hijos a Dublin para establecer contacto directo con un enviado alemán, ya con instrucciones concretas de la Casa Blanca. A mediados de Marzo, los enviados norteamericanos ya tienen en su poder las primeras propuestas alemanas para un armisticio. Inmediatamente después, el ex embajador Joseph Kennedy publica en la prensa, como opinión extraoficial, su llamado a una "Paz con honor" que ponga fin a la guerra. Pocos días después las fuerzas del Eje cierran el Mar Rojo. El Presidente comunica a su vicepresidente y a otras autoridades, privadamente, que ha iniciado contactos con el enemigo para hallar una salida negociada a la guerra.



34. Japón ataca a Rusia

  El 17 de abril de 1944, Japón declara la guerra a la Unión Soviética y ataca Siberia Oriental. Desde el mar, en poco tiempo los japoneses dominan los puertos y costas del Pacífico soviético. En tierra, el ejército japonés y sus aliados de Manchuria tienen muchas más dificultades para vencer la resistencia del Ejército Rojo. El ataque contra Rusia, además, obliga a los japoneses a desaprovechar la oportunidad de explotar la mala situación de China debido a la previsible interrupción de los suministros aliados (pues la rebelión indomusulmana está ya en puertas, con los nazis aproximándose a la India desde Afganistán y Persia). Sí comienza una ofensiva japonesa contra el Este de la India desde Birmania. Todas estas acciones están coordinadas con los intereses de Alemania, con vistas a que, en reciprocidad, Hitler logre salvar a Japón del irresistible avance del poder aeronaval norteamericano por el Pacífico.



35. La guerra civil india

  A finales del verano de 1943 la guerra parece que la están ganando los alemanes. Los dirigentes de la Liga Musulmana de la India, que en un principio apoyaban a los británicos, ahora se están viendo seducidos por el sesgo promusulmán de la estrategia nazi. En Febrero de 1944, tras que los alemanes conquisten Teherán, la capital de Persia, la Liga Musulmana de la India decide pasarse en secreto al Eje. Adelantándose a una abierta rebelión musulmana, los aliados dan la independencia a la India el 16 de Marzo de 1944, a condición de que la nueva India independiente (y unida) apoye a los aliados. El 25 de Abril, Hitler reconoce la República musulmana del Pakistán indio, con lo que comienza una sublevación de la Liga Musulmana (proscrita por los británicos ya el 4 de marzo). El 10 de Mayo, Afganistán declara la guerra a los aliados y, mientras tanto, se recrudece la ofensiva japonesa desde Birmania. El 15 de Mayo estalla la sublevación musulmana armada a gran escala en el Punjab y ya puede hablarse de guerra civil abierta.



36. Paz con honor

  El 19 de abril de 1944 Roosevelt pronuncia un discurso que anticipa la posibilidad de una "paz con honor" que ponga fin a la guerra, y asegura que exigirá la rendición incondicional de Japón. Secunda con ello el posicionamiento público del ex embajador Joseph Kennedy el mes anterior. Los sondeos de opinión indican que más de la mitad de la población norteamericana apoya una salida negociada a la guerra, a la vista de que no parece viable la victoria sobre el III Reich. A pesar de ello, la maquinaria militar norteamericana sigue fortaleciéndose, con más tropas en más frentes periféricos, mejores aviones y más poder naval. Pero los alemanes también están haciendo progresos en lo que a la fuerza aeronaval se refiere al comenzar a notarse ya en la industria militar europea los efectos del aprovechamiento de los recursos económicos capturados en el verano de 1942. Por otra parte, el estallido de la guerra civil india el 15 de Mayo de 1944 implica la desaparición de las seis divisiones indias que luchaban contra los alemanes en diversos frentes.



37. Bombas volantes

  El 13 de junio de 1944 comienzan a caer sobre Londres las "bombas volantes" alemanas V-1. Este arma de represalia, de avanzada tecnología, hace un gran efecto en la moral británica, que por estas fechas ya sabe que los norteamericanos están tratando de encontrar una salida negociada a la guerra. El salto cualitativo en la lucha aérea coincide con la gradual mejora de los recursos de la aviación de caza del Eje, ya no solo alemana, sino también francesa e italiana. La superioridad aérea aliada parece seriamente amenazada. La presión sobre el poder militar aliado lleva a que se disparen en Londres conspiraciones políticas a favor o en contra de la paz negociada. En Mayo, los soviéticos, a fin de alentar a la opinión pública de los países aliados a seguir en la guerra, han dado a conocer la existencia de un proyecto de arma aliada de un poder incomparable (la bomba atómica). Pero la aparición efectiva de las bombas volantes hace pensar a muchos que son los alemanes los que llevan la delantera en la fabricación de armas revolucionarias.



38. La guerra se adentra en África

  Tras el cierre del Mar Rojo en Marzo de 1944, en el frente africano las fuerzas del Eje siguen haciendo avances. Estos avances dependen sobre todo de que se resuelvan los enormes problemas logísticos que aparecen a medida que las fuerzas del Eje (alemanas, españolas, italianas y francesas) van abriéndose paso hacia el Centro de África por al menos cuatro rutas diferentes de Oeste (Marruecos) a Este (Etiopía). Una grave amenaza para los aliados es el ferrocarril transahariano francés, por el cual los petainistas proyectan hacer avanzar desde el Mediterráneo un ejército de mercenarios y voluntarios cuya capacidad táctica podría ser equiparable a la de un ejército móvil alemán. Los norteamericanos, por su parte, tienen ya tres ejércitos en el continente negro que intentan frenar este avance coordinado y se esfuerzan en reclutar fuerzas nativas para sumarlas a las de sus aliados británicos. En Abril y Mayo, los alemanes hacen preparativos para lo que parece un próximo asalto aeronaval a las islas Canarias.



39. Mc Arthur, candidato

  Para los principales estrategas militares y políticos norteamericanos, y para buena parte de la opinión pública bien informada, en la primavera de 1944 es evidente que Alemania no puede ser derrotada, y lo primordial para América habría de ser el lograr la derrota de Japón. Ante la ambigüedad del presidente Roosevelt, Douglas Mac Arthur, comandante en jefe del Ejército norteamericano en el Pacífico, el general más prestigioso y popular, decide postularse él mismo para Presidente en las elecciones del 7 de Noviembre. Lo hará por el Partido Republicano, con el senador Arthur Vanderberg como candidato a la vicepresidencia, y sin abandonar sus obligaciones como jefe estratégico efectivo en la zona del Pacífico. El 24 de junio de 1944 Mac Arthur anuncia su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos.



40. Ofensiva aeronaval nazi

  El 7 de julio de 1944, infantería de marina alemana y española desembarca en las Islas Canarias pese a una fuerte resistencia aliada por tierra, mar y aire. Hitler desea demostrar que el rearme del Eje permite ya incluso acciones ofensivas en un medio en el cual siempre han tenido superioridad los aliados (los mares abiertos). Tras sufrir gran número de bajas, los asaltantes del Eje se apoderan de la isla de Fuerteventura el día 14, a lo que sigue el abandono de Lanzarote por los aliados, quedando todas las demás islas bajo una grave amenaza directa. Los alemanes cumplen así el objetivo de desafiar la superioridad aeronaval aliada en el Atlántico, y los británicos ahora saben que su propia isla está también expuesta a una invasión. Mientras tanto, los italianos reconquistan Etiopía. El 16 de julio entra en vigor el acuerdo -no hecho público-  para el cese del bombardeo aéreo de las ciudades, y las V-1 dejan de caer sobre Londres. En la crisis política subsiguiente, el 18 de julio dimite el vicepresidente de los Estados Unidos, Henry Wallace, y otros miembros del gabinete estadounidense. Roosevelt anuncia al pueblo norteamericano que se han iniciado conversaciones con el enemigo para una paz negociada. Joseph Kennedy se incorpora al gobierno de los Estados Unidos con el cargo de Secretario del Tesoro.



41. Churchill es depuesto

  El ofrecimiento alemán -no hecho público- de llegar a un trato con los británicos a cambio de hacer cesar la caída de las bombas V-1 (la contrapartida aliada sería suspender los bombardeos sobre las ciudades alemanas y francesas) desata una crisis política irreversible en el gobierno del Reino Unido. El 8 de julio de 1944 dimiten los ministros laboristas ante la fuerte presión de los conservadores para que se acepte el trato. Churchill, que también se niega al acuerdo, queda entonces solo en el gabinete, aunque los mismos conservadores le piden que dimita y deje paso libre como primer ministro a Anthony Eden, el secretario de Exteriores. Finalmente, Churchill cede en lo tocante al cese de bombardeos, y el 16 de julio ya no caen más bombas volantes sobre Londres. El 18 de julio, cuando Roosevelt anuncia que ha iniciado negociaciones de paz, se ha puesto en marcha de todas formas la censura parlamentaria al primer ministro. El 25 de julio, Churchill es cesado por el parlamento británico.



42. La ruta de la seda

  El 25 de Agosto de 1944, con la guerra civil india finalizada, con muy poca actividad bélica angloamericana y un día antes de que los alemanes lancen la que esperan sea la última ofensiva contra el ejército soviético (en Moscú), comienza la invasión de Asia Central por un ejército móvil germano-turco desde la frontera persa al mando del mariscal von List. Debido a que los soviéticos están concentrados en la defensa de Moscú, los alemanes avanzan a gran velocidad utilizando las vías de comunicación del antiguo imperio ruso. El 8 de septiembre han conquistado Tashkent, siendo bien recibidos por la población turcomana y con el ejército soviético en total retirada. Por esas fechas, las fuerzas del Eje también avanzan en todos los frentes africanos: el 28 de agosto los angloamericanos se retiran de sus posiciones en las Canarias, y los franceses cruzan el Sáhara y alcanzan el río Niger en Timbuktú. El 4 de septiembre, Sudáfrica se declara neutral. El 10 de septiembre, por fin las tropas nazis cierran el cerco en torno a Moscú.



43. El armisticio

  Por sorpresa, el 11 de septiembre de 1944, se firma en Dublin el armisticio entre los Estados Unidos y el III Reich. Aunque aún no ha sido ratificado por el Congreso, lo firma en nombre del Presidente Roosevelt el Secretario del Tesoro, Joseph Kennedy. Por parte del III Reich lo firma Hermann Goering. El Presidente Roosevelt lo hace inmediatamente público en plena convención del Partido Demócrata para elegir a los candidatos a las elecciones presidenciales. Nadie duda de que Roosevelt será elegido como candidato para un cuarto término presidencial, quedando abierta solo la cuestión del candidato a la vicepresidencia. Con el apoyo de la mayoría de los delegados, Roosevelt señala a su recién nombrado secretario del Tesoro, Joseph Kennedy, como su elegido para ese cargo. Al día siguiente Roosevelt y Kennedy son proclamados solemnemente candidatos, respectivamente, a la presidencia y vicepresidencia de los Estados Unidos para las elecciones del 7 de noviembre. Ese día también, el primer ministro británico, Eden, se adhiere al armisticio. Sigue la batalla en torno a Moscú, pero el 26 de septiembre los alemanes conquistan Alma Atá, en plena Asia Central, ya muy cerca de la frontera china. Los norteamericanos comienzan a retirarse de sus posiciones en Asia y África aunque de forma discreta. El 12 de octubre de 1944, tropas alemanas y japonesas se encuentran en Urumqui, oeste de China. El 20 de octubre, el general Mac Arthur desembarca en Filipinas.



44. La solución final

    Con la guerra prácticamente ganada por los nazis, en octubre de 1944 Hitler da las últimas órdenes para la ejecución del exterminio de los judíos (no solo en Europa, también en África y Asia, hasta donde llegue su poder directo), plan que se encuentra con alguna resistencia por parte de los socios franceses e italianos del Eje. También hace preparativos para la gradual anexión al Reich de todos los pueblos arios del norte de Europa, en base a criterios raciales (incluyéndose naciones neutrales, como Suecia y la mayor parte de Suiza). Por otra parte, desea las mejores relaciones con todos los pueblos a los que considera de raza superior, como los mismos anglosajones, considerando que su alianza con árabes y japoneses no obedecería a criterios objetivos. En cualquier caso, hasta que se logre que una ideología racial correcta desde el punto de vista nazi predomine en los países anglosajones, es de prever una paz tensa y armada. Ni siquiera se descarta continuar la guerra contra Estados Unidos más adelante.



45. Roosevelt, cuarto mandato

  El 7 de noviembre de 1944, Roosevelt gana las elecciones presidenciales norteamericanas por cuarta vez consecutiva. La victoria electoral coincide con victorias militares americanas en el Pacífico: desembarco en Filipinas y destrucción de las últimas fuerzas importantes que le quedaban a la flota japonesa en las aguas del archipiélago. Aunque la derrota aliada en la India supone un aislamiento temporal del gobierno chino, y aunque el contacto directo entre alemanes y japoneses al norte de China implica una gravísima amenaza, el gobierno de Chiang Kai-shek se siente alentado por el inminente desembarco americano en Formosa, desde donde se podrá establecer un enlace efectivo entre norteamericanos y chinos. La derrota de Japón es segura. Lo que se ignora es en qué condiciones se producirá ésta. La Luftwaffe hace aparición en la defensa de Japón, actuando desde aeródromos japoneses el 24 de noviembre. El 12 de noviembre de 1944 los soviéticos han rendido Moscú a los nazis.



46. El tratado de paz

  El 15 de diciembre de 1944, con Kennedy ya como vicepresidente electo de los Estados Unidos, éste y Goering vuelven a reunirse en Dublin para firmar el tratado de paz definitivo. En este tratado se divide el mundo en solo dos zonas de influencia correspondientes a las dos únicas superpotencias. Gran Bretaña y Japón quedan forzados a aceptar las condiciones establecidas por los dos grandes. Los rusos aceptan la derrota el 17 de diciembre, retirándose al este del Volga y al oeste del río Lena (Siberia Oriental). Los rusos (ya no soviéticos) aceptan también la práctica disolución de sus fuerzas armadas, la cesión de sus ferrocarriles a los alemanes (que ahora pueden hacer uso de estos para llegar al Pacífico), la libertad para los pueblos musulmanes, la eliminación de la ideología marxista... y la cooperación activa en el exterminio judío. Stalin (aunque no es étnicamente ruso) se mantiene en el poder como Presidente de la nueva Federación Rusa. El 18 de diciembre, los japoneses también aceptan la derrota, renunciando a China, entregando su flota a los Estados Unidos y convirtiéndose en satélites de los intereses del III Reich. Para la Navidad de 1944, el rey Eduardo VIII recupera el trono de Inglaterra (del que abdicó en 1936) tras la renuncia de su hermano Jorge VI.



47. La victoria del vencedor

  La victoria militar del III Reich supone algo más que un reparto del dominio territorial del mundo en dos bloques. Implica un cambio cultural en el que aparecen repentinamente justificadas las teorías irracionalistas del siglo XIX, consideradas generalmente como consecuencia tanto de la decadencia del cristianismo como del triunfo del materialismo científico y tecnológico. En Alemania, la euforia por el triunfo militar acalla el pesar por los caídos. En los regímenes democráticos (los angloamericanos), sin embargo, las fuertes convicciones liberales no se derrumban, y los Estados Unidos tratan de mantener su esfera de poder político, descartando cualquier entendimiento con el mundo de los fascismos. A la muerte de Roosevelt, Joseph Kennedy, nuevo presidente, busca consolidar el poder de la democracia, establece diálogo con todas las fuerzas políticas de la nación a fin de impedir una desestructuración social, controla a los regímenes satélites de América Latina, impulsa la prosperidad económica y, finalmente, se adelanta al descubrimiento del arma atómica por los alemanes haciendo estallar la primera bomba de prueba en Nuevo México el 16 de mayo de 1945. Esto asegura la situación en el plano militar. La historia dirá si la sociedad democrática norteamericana tendrá éxito en consolidar sus instituciones y su mensaje político universal.




CRONOLOGÍAS ALTERNATIVAS

1942



1943



1944

La estrategia periférica

  De todos las alternativas estratégicas de la segunda guerra mundial, la llamada "estrategia periférica" que fue impulsada por el almirante Raeder en el verano de 1940 es una de las más justamente mencionadas.

  Según parece, la "estrategia periférica" fue una idea del almirante Gerhard Wagner, un miembro del equipo de planificación de operaciones de la Kriegsmarine (anteriormente agregado naval en la embajada alemana en Madrid), que presentaría la propuesta a Raeder el 29 de Agosto de 1940, cuando ya era evidente que la ofensiva aérea no iba a doblegar a los británicos. A su vez, Raeder presenta esta opción alternativa a Hitler el 6 de septiembre. 

  Se trata de una obviedad: Gran Bretaña, en tanto que isla, es inaccesible sin una gran fuerza aeronaval. La "Batalla de Inglaterra" dejó claro que los británicos tenían un control suficiente en ese escenario. ¿Cómo se podía entonces derrotar a los británicos?: en la periferia del Mediterráneo. Primero, a través de España, tomar Gibraltar y cerrar el Estrecho. Después, desde las colonias italianas de Libia, tomar Egipto y el canal de Suez. El Mediterráneo se convierte entonces no solo en un lago germano-italiano, sino también en una magnífica vía logística para continuar las conquistas desde el mediterráneo oriental: Próximo Oriente, el Golfo Pérsico riquísimo en petróleo y más allá... hasta confluir con los intereses imperialistas japoneses (y soviéticos, ya que entonces los soviéticos eran "amigos" de los nazis).

  Esta campaña sería un "paseo militar" en tanto que a los británicos apenas les quedaban tropas terrestres para enfrentarse siquiera a una fracción pequeña del inmenso ejército alemán, con 200 divisiones. Sería sobre todo un problema de organización logística.

  Además, la campaña para destruir el Imperio Británico aportaría enormes ventajas con vistas a los planes que ya se estaban haciendo para destruir también a la Unión Soviética, en palabras del mismo Raeder a Hitler: "Es necesario un avance desde Suez hasta Turquía a través de Palestina y Siria. Si llegamos hasta ahí, Turquía estará en nuestro poder. El problema ruso aparecerá entonces bajo una luz diferente... Es dudoso siquiera que sea necesario un avance contra Rusia desde el Norte"

  Hitler recibe la propuesta, como se ve, en septiembre de 1940. La invasión de Rusia se planeaba para mayo de 1941. Había, pues, tiempo suficiente para llevar a cabo esta operación. 

  Cuando menos, la operación de conquista de Gibraltar sí comienza a planteársela Hitler a partir de Septiembre, pero las negociaciones con España alargan la planificación hasta llegar al chasco del 7 de Diciembre de 1940, cuando Franco se niega a dar su aprobación definitiva (la fecha prevista para la entrada efectiva de España en la guerra era el 10 de Enero de 1941). El hecho es que entonces Hitler era el señor de Europa, su enorme ejército se encontraba ocioso y contaba con fervientes partidarios tanto dentro del régimen pseudo-fascista español como dentro del Ejército español. Podía fácilmente haber dado a Franco un ultimátum y forzar su voluntad. No lo hizo. Para colmo, el 20 de diciembre de 1940, los italianos solicitan ayuda a los alemanes en el norte de África tras haber sido derrotados por una atrevida ofensiva británica. A partir de ese momento, Hitler tiene el control total sobre las operaciones en el Mediterráneo, puesto que Mussolini ahora no iba a disputárselo dada su angustiosa situación.

  Pero todo lo que hizo Hitler fue -tras pensárselo y perder tres semanas de tiempo (el 20 de Diciembre solicitan ayuda los italianos, pero Hitler no ordena ayuda alguna hasta el 11 de Enero)- enviar al famoso general Rommel y un cuerpo blindado para evitar el desastre total italiano, pero no con el objetivo de capturar Suez. 

  El motivo por el cual ni se presionó a Franco ni se aprovechó la ocasión de la derrota de Mussolini en África para conquistar el Mediterráneo, parece ser que fue que no se querían despilfarrar recursos que iban a ser necesarios para destruir a la Unión Soviética en la gigantesca invasión que se planeaba para mayo de 1941. Craso error, porque al no haberse conquistado el Mediterráneo no pudo impedirse la intervención británica en los Balcanes que obligó a enviar todo un ejército alemán a esta región, lo que sí que acabó por retrasar y estorbar la campaña rusa.   

  Lo sucedido a partir de ahí es sobradamente conocido.

  La cronología alternativa lógica habría sido la que se presenta a continuación, partiendo no tanto de que Hitler acepte inmediatamente la propuesta de Raeder, ni siquiera de que pegue un puñetazo en la mesa y coaccione a la débil España para que acepte la "Operación Felix", sino desde el momento en que Mussolini solicita ayuda en el norte de África. Aquí tenemos un ejemplo de tal cronología:


  -20 diciembre 1940- los italianos solicitan ayuda ante el desastre que se les avecina por la ofensiva británica. Hitler acepta de inmediato y envía fuerzas aéreas y aerotransportadas mientras se planifica una operación a gran escala que incluye la conquista del Mediterráneo.

  -22 diciembre- Hitler envía un ultimátum a Franco: las fuerzas del Eje entrarán en España por ser cuestión de seguridad europea. Hace algunas concesiones a los españoles al tiempo que ordena a los agentes alemanes en España que intriguen si es preciso contra Franco para cambiar el gobierno de España.

  -24 diciembre 1940- Franco acepta.

  -26 diciembre 1940- el mando alemán ya cuenta con un plan inicial, mientras la Luftwaffe y tropas aerotransportadas están ya en Italia.

  -5 Enero 1941- los británicos capturan Bardia, en territorio libio.

  -7 Enero- tropas aerotransportadas alemanas llegan a Tobruk (doce días después de llegar a Italia), a fin de impedir que este magnífico puerto natural caiga en poder de los británicos.

  -9 Enero- los británicos rodean Tobruk.

  -10 Enero- España entra en la guerra, los alemanes ponen en marcha su plan de asalto de Gibraltar, tomando la fortaleza. El estrecho de Gibraltar queda cerrado. Tropas alemanas (cinco divisiones) entran en España para reforzar al pobre ejército español. 

  -12 Enero- la Luftwaffe comienza a actuar desde los aeródromos libios contra la RAF. Alarma y precaución a partir de este momento en el bando británico. Se sabe que hay unidades blindadas alemanas en camino desde los puertos italianos.

   -21 Enero- los británicos hacen un intento de capturar Tobruk antes de que sea demasiado tarde (los submarinos alemanes están penetrando en el Mediterráneo por Gibraltar). Los italianos, apoyados por la Luftwaffe y tropas alemanas aerotransportadas, rechazan el ataque.

  -28 Enero- los británicos rodean Derna.

  -4 Febrero- primera incursión blindada germano-italiana en los alrededores de Derna.

  -6 Febrero- el general británico Wawell ordena la retirada de Libia. Londres espera que los italianos no consientan que los alemanes los obliguen a volver a Egipto.

  -9 Febrero- la flota alemana que incluye los acorazados Scharnhorst y Gneisenau penetra en el Mediterráneo. Van a proteger los convoyes de refuerzo del Eje que navegan de Italia a los puertos libios.

  -12 Febrero- La Luftwaffe rechaza un ataque británico a las Canarias desde los aeródromos de las islas en los que acaban de instalarse.

  -14 Febrero- la flota británica captura las islas portuguesas del Atlántico, incluyendo las Azores, pese a la resistencia del neutral Portugal.

  -16 Febrero- tropas españolas y alemanas invaden Portugal, al no declarar este país la guerra a los británicos, pese a la agresión sufrida.

  -18 Febrero- con la escolta de buques alemanes e italianos, un gran convoy de suministros del Afrika Korps llega a los puertos de Bengasi y Tobruk. Se prepara la ofensiva contra Suez.

  -28 Febrero- Rommel avanza en Egipto

  -6 Marzo- Rommel llega hasta la posición británica de El Alamein, a cien kilómetros del Delta de Egipto, donde se concentra la defensa británica.

  -7 Marzo- ante el retroceso británico en el Mediterráneo, el gobierno griego pacta un tratado de paz con los italianos. Las fuerzas del Eje comienzan a posicionarse en bases de las islas griegas, incluida Creta.

  -22 Marzo- ofensiva general germano-italiana para conquistar Egipto. Victoria en El Alamein.

  -24 Marzo- los germano-italianos penetran en el Delta de Egipto. Rebelión antibritánica del ejército y policía egipcios.

  -25 Marzo- ante la gravísima situación, el presidente Roosevelt anuncia que Estados Unidos no permanecerá indiferente ante la destrucción del dominio británico. Rebelión árabe pro-Eje en Palestina, Siria e Irak.

  -29 Marzo- las fuerzas del Eje toman El Cairo.

  -2 Abril- los alemanes capturan Suez. El Mediterráneo está cerrado. Informado de que los alemanes planean invadir la URSS, Churchill se niega a hacer la paz, pese a que en Egipto se ha perdido lo mejor que le quedaba al ejército del Imperio.

  -5 Abril- Hitler retoca los planes de la invasión de Rusia. Habrá una ofensiva desde Próximo Oriente contra el Cáucaso y la flota germanoitaliana entrará en el Mar Negro para apoyar el avance por el sur de la URSS. 

  -18 Abril- Rommel cruza el canal de Suez. Tropas italianas y alemanas desembarcan en Latakia (Siria) sin que haya resistencia por parte de la Francia de Vichy.

  -25 Abril- Rommel, con apoyo naval, conquista Haifa. Los británicos ya no tienen bases en el Mediterráneo, pero se preparan para resistir en Irak, con tropas en su mayor parte angloindias.

  -8 Mayo- los alemanes apoyan la rebelión antibritánica de Irak. El Congreso de Estados Unidos rechaza la escalada belicista que promueve el presidente Roosevelt.

  -20 Mayo- los alemanes capturan los campos petrolíferos del norte de Irak.

  -22 Mayo- los japoneses invaden el sur de Indochina desde sus bases al norte.

  -25 Mayo- los alemanes invaden la URSS

  -28 Mayo- la flota del Eje entra en el Mar Negro. Turquía declara la guerra a la URSS

  -2 Junio- los alemanes conquistan Minsk.

  -3 Junio- Rommel captura Bagdad

  -10 Junio- Rommel conquista Basora. Persia se une al Eje. Los británicos se retiran de Próximo Oriente, mientras los soviéticos tienen que situar tropas en la frontera del Cáucaso ante la amenaza germano-turca.

  -14 Junio- los japoneses atacan Singapur, Malasia e Insulindia desde sus bases en la Indochina francesa. Norteamérica declara el bloqueo total a Japón. Los antibelicistas norteamericanos se movilizan para impedir que Roosevelt se implique en la guerra, sea contra Alemania o contra Japón.

  -22 Junio- Rommel ataca Bakú desde el norte de Persia. Ya no hay tropas alemanas en contacto con tropas britanicas. Los italianos se concentran en expulsar a los británicos de Etiopía.

  -25 Junio- gracias a la flota del Eje, los turcos conquistan Batumi, en el Mar Negro.

  -28 Junio- alemanes y rumanos conquistan Odessa, gracias al dominio marítimo de la flota del Eje.

  -9 Julio- los nazis conquistan los astilleros de Nykolaiev, en el Mar Negro

  -14 Julio- comienza la invasión de Crimea
  
  -28 Julio- conquista de Rostov mientras se pone cerco a los ejércitos soviéticos en Kiev. De entre las fuerzas de invasión nazis, el grupo de ejércitos sur es el que avanza más rápido gracias al dominio del Mar Negro. En Smolensk, en cambio, los rusos logran resistir en el camino a Moscú.

  -3 Agosto- los japoneses conquistan Singapur. Todo el ejército británico se concentra en el Índico, para mantener Etiopía y la India.

  -5 Agosto- los rusos evacúan Crimea por la península de Taman

  -7 Agosto- la flota del Eje despeja el estrecho de Kerch y penetra en el mar de Azov.

  -11 Agosto- los alemanes conquistan Kiev

  -17 Agosto- Leningrado bajo asedio

  -20 Agosto- los alemanes conquistan la base naval de Novorosisk

  -29 Agosto- conquista de los campos petrolíferos de Maykop y la terminal petrolera del puerto de Tuapse.

  -4 Septiembre- los japoneses toman Batavia.

  -8 Septiembre- conquista de Sukhumi en la costa del Cáucaso, ya en Georgia.

  -11 Septiembre- Australia se retira de la guerra y firma un tratado de protección con Estados Unidos. Japón anuncia que respetará las posesiones australianas.

  -14 Septiembre- los japoneses toman Rangún.

  -17 Septiembre- los alemanes enlazan con los turcos en Batumi, cerrando toda la costa del Mar Negro.

  -21 Septiembre- los franceses firman un tratado de paz con Alemania.

  -26 Septiembre- victoria nazi en Smolensk, los alemanes continúan su avance hacia Moscú.

  -4 Octubre- apoyado por las fuerzas nazis y turcas del Mar Negro, Rommel captura Bakú, en el Caspio. El Eje se vuelca en la conquista del Cáucaso.

  -14 Octubre- los alemanes capturan Grozni

  -22 Octubre- los alemanes, con la conquista del Dagestán dan por concluida la conquista del Cáucaso. Rebelión de los pueblos musulmanes de Asia Central contra el poder soviético.

  -24 Octubre- operación "Tifón", el avance contra Moscú.

  -27 Octubre- los británicos detienen a los japoneses en Imphal.

  -5 Noviembre- Japón ataca a Rusia desde Manchuria.

  -10 Noviembre- derrota soviética en Vyazma, cerca de Moscú.

  -15 Noviembre- avance final alemán contra Moscú.

  -2 Diciembre- Stalin abandona Moscú.

  -7 Diciembre- los alemanes entran en Moscú.

  -10 Diciembre- se rinde Leningrado. Los soviéticos piden la paz por mediación de los Estados Unidos.

  -11 Diciembre- Churchill dimite como primer ministro británico.

  -18 Diciembre- Hermann Goering y Cordel Hull firman en Dublin un tratado de Seguridad global que pone fin a las hostilidades.

  Esta cronología es una de las muchas posibilidades, pero el punto esencial es que Hitler tendría que haber visto que, desde el momento en que los italianos solicitaban ayuda en el Norte de África, los alemanes tenían las manos libres para cerrar el Mediterráneo ANTES de que comenzase la prevista invasión de la URSS. Y que el cierre del Mediterráneo favorecería enormemente esta invasión, sobre todo porque podrían forzar a los turcos a dejar entrar la flota del Eje (germanoitaliana) en el Mar Negro.

  En la cronología se ha indicado que el Imperio británico seguiría luchando a pesar de la pérdida del Mediterráneo (pérdida de Egipto, de Malta, de Gibraltar, de Chipre...). Es dudoso que eso pudiera darse, sobre todo porque para defender Egipto los británicos habrían tenido que sacrificar tropas y equipos insustituibles, pero siempre se podía contar con el apoyo económico norteamericano.

  Si los británicos siguen luchando en el momento de la invasión de la URSS (que hubiera podido entonces adelantarse, fuese cual fuese la climatología, pues el dominio del Mar Negro hubiera permitido a los alemanes, en todo caso, emprender la guerra en cualquier estación del año), los alemanes se habrían visto enfrentados a algunos inconvenientes. Para empezar, el poder de la RAF sobre suelo alemán, más la necesidad para los del Eje de seguir defendiendo las costas atlánticas. Y tendrían que seguir manteniendo un contingente en la periferia, en Persia, Etiopía o la frontera entre España y Portugal.

  Pero las ventajas serían mucho mayores. Si los alemanes tienen que mantener aunque sean diez divisiones entre defender el cierre del Mediterráneo a Occidente (España y Portugal) y crear una amenaza en Próximo Oriente (Irak, Suez, Golfo Pérsico), esto sería notablemente más que las tres divisiones que mantuvo Rommel en Libia, pero no haría falta mantener cinco divisiones alemanas en los Balcanes, como sucedió en la realidad, no habría hecho falta hacer pasar a la división paracaidista alemana por las graves pérdidas de la invasión de Creta, no habría hecho falta mantener fuerzas del Eje en defensa costera (ni en el Mediterráneo ni en el Mar Negro) y la amenaza a las costas de Francia y Noruega hubiera sido mucho menos creíble. Por otra parte, los rusos hubieran tenido que desplegar defensa costera en el Mar Negro, mantener un ejército (mucho mayor) vigilando la frontera del Cáucaso y la amenaza de un ataque japonés en Siberia habría sido mucho mayor también. Más aún, el éxito espectacular del Mediterráneo y el Mar Negro habría atraído muchos más aliados del Eje, naciones como Egipto, Turquía o Bulgaria, más colaboracionistas ex soviéticos, menos partisanos y más voluntarios extranjeros (españoles, franceses, holandeses o suecos). Podrían abrir un frente en el sur del Cáucaso (Bakú), contarían con el apoyo de los musulmanes a uno y otro lado de la frontera soviética y las enormes facilidades logísticas del dominio del Mar Negro. El peligro de beligerancia japonesa también aumentaría.

  Aún así, podemos aceptar que los soviéticos lograran igualmente detener el avance nazi en Leningrado y Moscú, pero toda la zona sur de la Unión Soviética sería tremendamente vulnerable y ello decidiría el resultado del conflicto.

  Acerca del desarrollo de los acontecimientos de la cronología, habría que empezar por estimar cuánto tardaría la ayuda alemana en llegar y ser efectiva en África. Si Hitler toma su decisión el mismo día 20 de Diciembre de 1940, ante el apremio de las autoridades italianas, parece realista que en seis días tanto las tropas aerotransportadas (un regimiento de paracaidistas) como la aviación de combate y transporte estarían ya en el centro de Italia y que doce días más tarde, al menos un millar de soldados de élite nazis habrían llegado a Tobruk para revitalizar su defensa y evitar que el puerto caiga en manos enemigas. Dos semanas para que la Luftwaffe combata ya en la región oriental de Cirenaica parece también realista, si consideramos el tiempo que necesitaron para otros desplazamientos similares. A partir de ahí, la sucesión de eventos parece inevitable.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Todavía más tarde...

  Hitler también pudo ganar la guerra incluso después de la catástrofe nazi en Stalingrado pero, en este caso, para que Hitler gane, y a diferencia de la historia principal que se presenta en este espacio, sí requeriría de más de un cambio estratégico, además de cambios políticos.

  La decisión la tomaría Hitler en los días siguientes al desastre: en él se han perdido -solo en la ciudad doblemente cercada- 300.000 soldados alemanes y un número equiparable de otras fuerzas del Eje (alemanes, rumanos, italianos, húngaros) en la región circundante. Los del Eje, por supuesto, ya habían perdido muchos hombres en la campaña rusa, pero siempre causando un desgaste mucho mayor al adversario. En Stalingrado, sin embargo, se dieron circunstancias como, por ejemplo, que en la aniquilación final del reducto del 6 Armee los nazis sufrieran 200.000 bajas irrecuperables y los soviéticos poco más de 10.000. Algo así no había sucedido nunca y significaba que el Eje se encontraba en alto riesgo de perder toda la guerra. ¿Existía alguna forma de compensar esta pérdida?

  Sí existía: en un nuevo sesgo alternativo Hitler decide cambiar la política con respecto a Ucrania. Ordena que se libere de prisión al líder ucraniano Stepán Bandera (algo que no se hizo hasta septiembre de 1944 en la realidad) y lo pone al frente de un gobierno y un ejército ucranianos aliados de los alemanes. No sería Ucrania la primera nación eslava del lado del Eje, pues Croacia y Eslovaquia la habrían precedido (aunque los ucranianos no son católicos ni estaban vinculados históricamente al extinto imperio austro-húngaro). En esta nueva situación, para construir su nación independiente y estar seguros de que los rusos no volverán a oprimirlos, los ucranianos solo tienen la opción de luchar fieramente del lado alemán. El dirigente nazi Alfred Rosenberg apoyó una actitud semejante en la realidad.

  La decisión estratégica podría tener su origen en que alguno de los generales de Hitler más influyentes aludiera al relato de la derrota de Napoleón en Rusia. Según Philippe De Ségur, por ejemplo, un factor capital de esta derrota fue que Napoleón no declarase la independencia de Polonia de camino a Moscú. Al no hacerlo, se privó de un apoyo fundamental en caso de que las cosas hubieran ido mal. Napoleón no lo hizo porque quería utilizar el estatus de Polonia para negociar con el Zar. Hitler no liberó Ucrania, en cambio, porque tenía planes coloniales para este país. Pero el desastre de Stalingrado podía haberle inducido a no cometer el error de Napoleón.

  En otro escenario, hacia el 25 de febrero de 1943, Rommel ha tenido un éxito frente a los americanos en Túnez. Pero esto coincide con otro cambio decidido por Hitler tras la derrota de Stalingrado, que es retirarse del Norte de África. Lo que se hace ahora es, aprovechando la ventaja del golpe de Rommel en Kasserine, comenzar la evacuación, convencido como está Hitler de que la superioridad aeronaval del enemigo acabará aislando de todas maneras a las fuerzas del Eje más tarde o más temprano (así sucedió en El Alamein) y que esas fuerzas serán más útiles en otro lugar. 

  Con los recursos liberados en la retirada del norte de África, Hitler pone en marcha dos planes alternativos simultáneos: forzar a España a entrar en la guerra del lado del Eje y, cuando menos, forzar a Turquía a que deje entrar la flota italiana en el Mar Negro. Ambas operaciones tendrán el efecto secundario de alejar la amenaza de Italia.

  El 10 de abril de 1943, las fuerzas de Rommel penetran en España desde Francia (por el Mediterráneo). Se trata del veterano Panzerkorps Afrika (divisiones Panzer 15 y 21) más dos divisiones alemanas de infantería (a las que en poco tiempo se sumará otra) y otras dos italianas. Aunque en un principio Franco quiere resistir, se convence pronto de que los jóvenes oficiales falangistas del Ejército no le obedecerán si les ordena luchar contra sus admirados nazis. Franco decide entonces hacer de la necesidad virtud y luchar del lado del Eje. Como consecuencia de la invasión alemana, cuyo objetivo no puede ser otro que el cierre del estrecho de Gibraltar, los aliados suspenden de inmediato sus planes de invadir Sicilia desde el Túnez recién ocupado y desembarcan en la zona de Gibraltar para crear en torno a la fortaleza británica un perímetro defensivo al tiempo que invaden las islas Canarias y el Marruecos español. El 14 de abril, España entra en guerra contra los aliados, que capturan Algeciras y comienzan la conquista de Andalucía. 

  Mientras tanto, la otra fuerza alemana evacuada de África (divisiones Panzer 10 y división Hermann Goering, más otras dos divisiones de infantería, junto con tropas italianas) se dirige a los Balcanes para amenazar los Dardanelos. Al mando está el general Von Arnim.  El 24 de abril llegan a la frontera turca. Al igual que Franco, el presidente Inonu pretende resistir (tras Stalingrado y los grandes bombardeos aéreos contra el Ruhr, considera que los aliados ganarán la guerra), pero el ejército turco lo obliga a dejar el cargo. El mariscal Cakmak forma una junta militar y consiente la entrada de la flota italiana en el Mar Negro, poniendo al ejército turco en estado de alerta, aunque manteniendo la neutralidad. Las primeras unidades navales del Eje entran en el Mar Negro el 3 de mayo de 1943, cambiando por completo la situación estratégica en este mar y en sus costas.

  Poco después, el 6 de Mayo, Rommel logra detener el avance de los aliados en Andalucía. Los alemanes y españoles franquistas mantienen el puerto mediterráneo de Málaga y las ciudades del valle del Guadalquivir Sevilla y Córdoba. Los aliados han tomado toda la zona atlántica hasta la frontera de Portugal, con los puertos atlánticos de Algeciras, Cádiz y Huelva (¡los británicos también ocupan Jerez!). Se estabiliza el frente: del lado aliado, al mando del mariscal Montgomery, hay seis divisiones británicas, cuatro americanas y dos francesas, a las que se sumarán pronto tropas españolas antifranquistas. Del lado del Eje Rommel cuenta con cinco divisiones alemanas, dos italianas y veinte españolas. Los españoles movilizan cincuenta divisiones que emplean, aparte de en el frente andaluz, en la defensa de las costas, en guarnecer la frontera de Portugal (que es neutral, pero históricamente favorable a los británicos) y en mantener el orden ante el temor de insurrecciones antifranquistas.

  Los aliados han de movilizar otro ejército en Siria a fin de amenazar o directamente invadir Turquía. Este ejército queda al mando del general americano Patton y suma diez divisiones. Hemos de recordar que, en la realidad, en Mayo de 1943 veinte divisiones eran todas las que tenían los angloamericanos en combate. Y que su número no era mayor a finales de 1943 en el único frente activo que mantenían, que era Italia. 

   Queda una cierta situación de impasse hasta que en julio de 1943 los alemanes lanzan su operación "Zitadelle", su tercera ofensiva de verano en Rusia. Para esta fecha, la flota soviética ha sido vencida en el Mar Negro y los soviéticos tienen que desplegar defensa costera, mantener un fuerte ejército en la frontera turca, reforzar su defensa en Extremo Oriente ante los japoneses y además han sufrido una grave merma de su fuerza partisana (sobre todo si lo comparamos con la realidad, ya que tras Stalingrado hubo un gran repunte del movimiento partisano antinazi en Ucrania). La ofensiva alemana se concentra en conquistar toda la costa del Mar Negro con el apoyo de la flota. Los alemanes vuelven a conquistar Rostov, el mar de Azov, Novorossisk y, finalmente, alcanzan la frontera turca el 11 de septiembre de 1943, cerrando el Mar Negro, recapturando los pozos de petróleo de Maykop y creando ahora una red de apoyo logístico haciendo uso de los puertos del Mar Negro. La flota italiana entonces abandona el Mar Negro y Turquía entra en la guerra contra los aliados, lo que hace que Patton invada Turquía desde Siria. Desde la zona de los Dardanelos, el general Von Arnim le sale al encuentro en apoyo de la infantería turca, de modo que la guerra solo alcanza (aparte de los ataques aéreos) a una pequeña parte del territorio turco. 

  En este momento, septiembre de 1943, los nazis cuentan con treinta divisiones para enfrentarse a los angloamericanos en dos frentes diferenciados (Andalucía y Siria). Se trata de sumar las veinte divisiones que en la realidad mantenían en el frente italiano por esta época más las ocho que no se habrían perdido en Tunez, más fuerzas extra desmovilizadas de la defensa costera del Mediterráneo Occidental, dado que es inverosímil un desembarco aliado en la situación que se da. Recordemos que los angloamericanos solo podían movilizar veinte divisiones. Y a los alemanes, en esta historia alternativa, se suman tropas italianas, españolas y turcas (y ucranianos en el frente ruso).

  El frente queda estancado y los aliados no ven esperanzas próximas de victoria en los dos frentes del Mediterráneo. Alentados por los nazis. que apoyan a todos los pueblos musulmanes, los árabes comienzan una guerra de guerrillas contra los colonizadores británicos y franceses.

  En el frente ruso, los intentos de contraofensiva del Ejército Rojo no logran vencer la disposición defensiva del ejército del Eje. En la realidad, a finales de 1943 se enfrentaban algo más de 6 millones de soldados soviéticos (que lograron reconquistar casi toda Ucrania) a poco más de 3 millones y medio de soldados del Eje (casi todos alemanes). En esta historia los del Eje son casi 4 millones y medio, pues a los tres millones de alemanes se suman cuatrocientos mil ucranianos, cien mil renegados ex soviéticos de otros pueblos eslavos y musulmanes, cien mil turcos, quinientos mil entre finlandeses, rumanos, húngaros e italianos, cien mil de otras nacionalidades (españoles, estonios, croatas, eslovacos...) y cien mil voluntarios de naciones que no están en guerra contra los aliados (franceses, holandeses, belgas...).

  Ante esta situación, y temiéndose que Japón ataque Rusia en la primavera de 1944, Churchill y Roosevelt deciden jugársela con un desembarco en Francia, a fin de desestabilizar la tenaz defensa alemana. El desembarco en Francia tiene la ventaja de que podrán utilizar el poder aéreo desde los aeródromos ingleses. Los grandes bombardeos contra las ciudades alemanas muestran que los aliados cuentan con una clara superioridad en el aire.

  El 19 de abril de 1944, los japoneses atacan Siberia Oriental, lo que obliga a los soviéticos a enviar más tropas a Oriente. Los estrategas japoneses han comprendido que no van a poder ganar nunca la guerra del Pacífico a los americanos y ahora apuestan por apoyar una posible victoria alemana en Europa. Si los rusos son derrotados, Alemania podría utilizar las comunicaciones (ferrocarriles) soviéticas para asistir a Japón.

 El 6 de Junio de 1944 desembarcan los aliados en Normandía. En comparación con el desembarco real, en esta versión alternativa les faltan algunos hombres debido al peligro que suponen los dos frentes periféricos del Mediterráneo (mientras que los del Eje cuentan con algunos hombres más) y, gracias al petróleo de Maykop, a que Italia sigue en la guerra y la abundancia de mano de obra, los del Eje no están tan indefensos en cuanto a poder aéreo como sucedió en la realidad. Además, la resistencia francesa tiene mucho menos fuerza en esta versión alternativa.

  Mientras los angloamericanos intentan salir de las playas, el 22 de junio de 1944 los soviéticos hacen la operación "Bagration", el intento de destruir a las fuerzas alemanas en Bielorrusia. Sin embargo, para estas fechas los ucranianos cuentan ya con medio millón de hombres en armas en la línea de frente (y siguen expandiendo su ejército, con la expectativa de alcanzar un millón de hombres armados y entrenados) y gracias a ello los alemanes pueden reforzar sus ejércitos en Bielorrusia. A las dos semanas, la gran ofensiva soviética ha fracasado. Poco después, y con las bombas volantes nazis cayendo ya sobre Londres, los angloamericanos se retiran de Normandía, tras perder cien mil hombres. No han podido salir de las playas debido al contraataque de las fuerzas de élite enemigas y a que no han logrado una superioridad aérea lo suficientemente abrumadora.

  Los norteamericanos no pueden aplazar sus elecciones presidenciales de Noviembre y a mediados de Agosto presionan a los británicos para que se abran negociaciones de paz porque la opinión pública americana se inquieta ante la posibilidad de una guerra interminable y de que, por culpa de los alemanes, se pueda escapar la deseada victoria total sobre Japón.

  Los británicos se niegan a negociar y confían en que para el verano de 1945 esté disponible la bomba atómica, pero en Agosto los nazis contraatacan en el Cáucaso apoyándose en una rebelión de los pueblos musulmanes de la URSS. En este momento, el ejército ucraniano sostiene todo su propio sector del frente, mientras que los turcos movilizan otros doscientos mil hombres en el sur del Cáucaso. Con la ruta de aprovisionamiento por Vladivostok perdida por el ataque japonés, los soviéticos no pueden arriesgarse tampoco a perder el ferrocarril del Cáucaso y, peor aún, el petróleo. 

  Los soviéticos llevan tres años luchando contra los alemanes y, salvo en la campaña de Stalingrado, en todos los demás episodios han estado sufriendo, de promedio, cuatro bajas por cada baja enemiga. Con los ucranianos, los bálticos y los musulmanes, resulta que la URSS lucha ahora contra una tercera parte de sus anteriores 190 millones de habitantes. A la URSS solo le quedarían poco más de cien millones de habitantes para hacer frente a estos setenta de ex-compatriotas, más Alemania, Japón, Turquía etc. Aparte de los bálticos, ucranianos y otros pequeños grupos étnicos que luchan contra el Ejército Rojo, también tienen que descontar a los pueblos sometidos a ocupación por los nazis, como los bielorrusos... y ya no pueden utilizar apenas a los veinte millones de musulmanes que quedan en su territorio, que están al borde de la rebelión. 

  Stalin urge entonces a buscar un tratado de paz con Hitler, por el estilo del que Lenin logró con los alemanes en Brest-Litovsk en 1918. Stalin considera que, puesto que los angloamericanos están arrasando las ciudades alemanas con sus bombardeos aéreos y resisten las ofensivas alemanas en España y Siria, a Hitler también tiene que interesarle hacer la paz con los rusos para poder enfrentarse a sus otros enemigos con muchas más posibilidades de éxito. La URSS, por su parte, ganará tiempo para consolidar su defensa. Perder Ucrania supondrá una severa amputación, pero peor sería perderlo todo: lo vital es mantener Leningrado, Moscú y los puertos que comunican la URSS con el resto del mundo. También hay que llegar a un acuerdo sobre el petróleo y las vías de comunicación.

  El tratado de paz nazi-soviético se firma en Helsinki en Octubre de 1944, en plena campaña electoral norteamericana. En base a este Tratado, Stalin reconoce la independencia de Ucrania, los países bálticos y los pueblos musulmanes, pero los japoneses se retiran de Siberia y los alemanes permitirán que se comparta el petróleo del Cáucaso (se retoma la colaboración económica nazi-soviética de 1939). Los soviéticos piensan que los angloamericanos mantendrán su poder aéreo frente a los alemanes y darán tiempo a la URSS para recuperarse. Además, es probable que el régimen nazi estalle en luchas intestinas por el reparto del poder tras la victoria.

  En las elecciones de 1944 Roosevelt pierde frente a la candidatura republicana del general Mac Arthur. En noviembre, antes de que los alemanes puedan volcar su fuerza contra los angloamericanos, se acuerda un armisticio.

  A primeros de Febrero de 1945, el nuevo presidente norteamericano, Douglas Mac Arthur, firma un acuerdo de paz con el Eje: Japón asume su derrota, se retira de China y el Pacífico, y paga reparaciones de guerra (avalado por Alemania). Europa queda en manos de Alemania. Churchill es depuesto y en las elecciones británicas de Abril el partido fascista británico consigue unn 10 % de votos, aunque los laboristas controlan el parlamento. El nuevo primer ministro, Attlee, decide emprender la descolonización del Imperio y mantener buenas relaciones con la URSS en la esperanza de que Stalin reanude la guerra contra Alemania.

 Los alemanes, por su parte, proceden a la anexión de todas las naciones germánicas en Europa (incluidas las neutrales Suecia y Suiza), someten a los franceses a diversas humillaciones y reorganizan sus ejércitos para la previsible nueva fase de la guerra mundial. La Gran Alemania se expande también hacia el Este, engullendo los territorios checos, polacos y bielorrusos, y reforzando la alianza con Ucrania. También consolida su alianza con los pueblos musulmanes de Asia Central, hasta la frontera china, lo que le permite enlazar con Japón. Hitler parece que espera reanudar la guerra en el verano de 1946. Esta vez aniquilará a los soviéticos por completo y al verano siguiente invadirá Gran Bretaña una vez logre crear una gran fuerza aeronaval suficiente, algo para lo que ahora ya cuenta con recursos económicos suficientes.

  Pero todo cambia cuando Estados Unidos hace estallar su primera bomba atómica de prueba en Junio de 1945. Los científicos alemanes no esperan logran la bomba antes de 1947. Los soviéticos lo lograrán poco después. Durante este periodo de incertidumbre atómica, Hitler muere por la enfermedad de Parkinson y es sucedido por Hermann Goering.

miércoles, 5 de abril de 2017